Lavado de dinero con bitcoin: ¿mito o realidad? | CriptoNoticias – Bitcoin, blockchains y criptomonedas

En la actualidad existe infinidad de técnicas de lavado de dinero y frecuentemente se ha vinculado el uso del bitcoin y de las criptomonedas con esta práctica ilícita.

Autoridades gubernamentales, representantes de instituciones financieras y voceros de empresas argumentan que las criptomonedas, “sin fronteras, sin autoridad central, sin control ni censura y que permiten el anonimato, son un vehículo ideal para actividades delictivas, especialmente para el blanqueo de capitales”.

Sin embargo, estas opiniones no toman en consideración que no hay nada más anónimo que el dinero en efectivo. Tampoco que todas las leyes se han aplicado, hasta ahora, al dinero fiduciario, pero aun así, el lavado de dinero a través del efectivo sigue siendo el método preferido por los criminales. Así lo demostró la Europol en su informe Why is cash still king? o ¿Por qué el dinero en efectivo sigue siendo el rey?

Con el aumento de la demanda de las criptomonedas, ha incrementado también la popularidad de plataformas de intercambio, como los cajeros automáticos de criptoactivos. A la par de ello, los formuladores de políticas de todo el mundo han venido alertando sobre los riesgos del uso de criptomoneda en actividades ilícitas, pues consideran que la falta de regulación de la industria, le está abriendo las puertas a nuevas formas de lavado de dinero.

Pero tomando en cuenta que bitcoin no es el medio preferido por los delincuentes, porque no es el más eficiente para evadir la justicia ¿qué tan sólido es este reclamo?

Algunos organismos relativizan el uso de las criptomonedas para el lavado de dinero: el informe de la Agencia Nacional Contra el Crimen (NCA por sus siglas en inglés) británica, indica que el riesgo de lavado de dinero es relativamente bajo.

«La NCA ha evaluado el riesgo de que el uso de la moneda digital para el lavado de dinero siendo relativamente bajo. Aunque la NCA considera probable que las monedas digitales se utilicen para blanquear cantidades bajas a gran volumen, hay pocas pruebas de que se utilicen para lavar grandes cantidades de dinero”.

Si bien la realidad es que se están utilizando criptomonedas en el lavado de dinero, el informe detalla que la cantidad es baja y representa poco riesgo para el organismo de control criminal del Reino Unido.

Derechos humanos vs necesidad de ocultarse

En mayo pasado, la noticia de una banda que utilizó cajeros automáticos de bitcoin en España, para el lavado de dinero proveniente de la droga, encendió las alarmas de las autoridades. Advirtieron que «las reglas diseñadas no obligan a los que manejan los criptoactivos a identificar a sus clientes, sobre todo cuando se trata de los propietarios de los cajeros automáticos y de las plataformas de intercambio».

Ese razonamiento por parte de las autoridades se puede entender como una confusión entre privacidad y anonimato, entendiendo la primera como un derecho humano de todo individuo y el segundo como la necesidad de ocultarse, por lo cual generalmente es asociado con delincuencia, terrorismo o narcotráfico.

Con buenas prácticas, bitcoin puede proveer cierto nivel de privacidad para evitar que otras personas puedan aprovechar nuestra información financiera en nuestra contra. Sin embargo, Bitcoin en realidad es una red de pagos transparente y verificable.

El diseño actual de Bitcoin hace que sea complicado lograr el anonimato. Mientras que una transacción con dinero en efectivo no deja ningún registro en ningún sitio; nada que pueda ser analizado por terceros. Únicamente el emisor y el receptor conocen cuánto, cuándo, dónde, quién y en concepto de qué, se ha hecho la transacción.

En el caso de bitcoin, las transacciones se registran en un libro de contabilidad público, que guarda el historial de operaciones y que cualquier persona puede ver.

Esto quiere decir que las transacciones de criptomonedas se pueden verificar en tiempo real, y en la blockchain de Bitcoin están disponibles los datos de absolutamente todas las operaciones que se han realizado, desde la primera que se realizó en 2009, hasta la más reciente.

Además, los registros son imposibles de manipular, así que, una vez que una transacción se registra, no hay forma de borrarla jamás. Entonces, bitcoin es rastreable.


Seguir leyendo en criptonoticias.com

Publicado por

Bitcoin Fuerteventura ATM

Operador de compra y venta de criptomonedas.